viernes, 16 de septiembre de 2016

DECORACIÓN DE UN MINI PISO EN VIGO

DECORACIÓN DE UN MINI PISO EN VIGO
CASCO VELLO





Este es un ejemplo de uno de los retos en decoración que más me gustan.

Cuando llegué y vi este mini piso en la zona antigua de Vigo, "O Casco Vello", me ilusioné, creia que tenía muchas posibilidades, aunque estuvo mucho tiempo sin habitar y estaba casi abandonado, sucio y con unos colores imposibles, morado, amarillo-mostaza, mal pintado...

Había que convertirlo en una vivienda decente para un chico joven que además de trabajar tiene otras actividades como la escritura, necesitaba un lugar apacible, cómodo y práctico.

Esto es lo que me encontré, para que os hagáis una idea.







Como era una estancia muy pequeña, lo primero que hice fué vaciarlo de cosas innecesarias y pintarlo en un color claro.

Elegí un papel vintage para la cocina, otro para el dormitorio que creo que fue muy acertado y otro para el baño que le diera luminosidad y lo convirtiera en algo fresco y divertido.




...Y manos a la obra!
Encargué unos muebles a medida, reciclé el unico armario que había, añadí un bonito cabecero, somier y colchón nuevos y ropa de cama preciosa, unos cuantos accesorios más y quedó así de bonito.

La cocina, vintage total, todavía faltaba colocar sobre la nevera el microondas...

Frente a la cama, el armario pintado y empapelado por dentro, quedó ideal. Unas baldas de cristal para zona de almacenamiento y bajo ellas una cesta para la ropa usada y otras dos encima del armario.
A su derecha una mesa encargada a la medida con una butaca pequeña y un flexo.

Posteriormente se colocaría la televisión en esa pared forrada de papel con dibujos de libros, de tal manera que se pudiese ver bien tanto desde la cama como desde la mesa central de las dos estancias, que no sale en la foto por un despiste mio.



Utilicé un truco visual (podría ser un trampantojo) en el techo, esa franja negra, que hace que al entrar en el piso el techo se eleve misteriosamente...



En la zona de la entrada coloqué un mueble con seis cajones, que se puede utilizar para ropa o como despensa de alimentos... un reloj y un espejo para dar amplitud.
Las letras pegadas sobre el espejo hacen una referencia muy graciosa a las inquietudes del habitante de la casa...

 Cortinas en color tostado, que tamizan la luz y hacen que esta fabulosa cama sea una zona de recogimiento muy confortable. Mesillas blancas y lamparitas, que convierten la estancia de noche en algo mágico...


 Unos textiles ideales, cojines al tono y una manta con borlas negras completan la estancia.
En los dos balcones que dan a la calle, coloqué unas macetas con flores blancas que dan otra perspectiva. Desde la entrada parece todo mucho más amplio.



Y esto es todo, os gusta?

                                        

DECORACIÓN DE UN MINI PISO EN VIGO

DECORACIÓN DE UN MINI PISO EN VIGO
CASCO VELLO





Este es un ejemplo de uno de los retos en decoración que más me gustan.

Cuando llegué y vi este mini piso en la zona antigua de Vigo, "O Casco Vello", me ilusioné, creia que tenía muchas posibilidades, aunque estuvo mucho tiempo sin habitar y estaba casi abandonado, sucio y con unos colores imposibles, morado, amarillo-mostaza, mal pintado...

Había que convertirlo en una vivienda decente para un chico joven que además de trabajar tiene otras actividades como la escritura, necesitaba un lugar apacible, cómodo y práctico.

Esto es lo que me encontré, para que os hagáis una idea.







Como era una estancia muy pequeña, lo primero que hice fué vaciarlo de cosas innecesarias y pintarlo en un color claro.

Elegí un papel vintage para la cocina, otro para el dormitorio que creo que fue muy acertado y otro para el baño que le diera luminosidad y lo convirtiera en algo fresco y divertido.




...Y manos a la obra!
Encargué unos muebles a medida, reciclé el unico armario que había, añadí un bonito cabecero, somier y colchón nuevos y ropa de cama preciosa, unos cuantos accesorios más y quedó así de bonito.

La cocina, vintage total, todavía faltaba colocar sobre la nevera el microondas...

Frente a la cama, el armario pintado y empapelado por dentro, quedó ideal. Unas baldas de cristal para zona de almacenamiento y bajo ellas una cesta para la ropa usada y otras dos encima del armario.
A su derecha una mesa encargada a la medida con una butaca pequeña y un flexo.

Posteriormente se colocaría la televisión en esa pared forrada de papel con dibujos de libros, de tal manera que se pudiese ver bien tanto desde la cama como desde la mesa central de las dos estancias, que no sale en la foto por un despiste mio.



Utilicé un truco visual (podría ser un trampantojo) en el techo, esa franja negra, que hace que al entrar en el piso el techo se eleve misteriosamente...



En la zona de la entrada coloqué un mueble con seis cajones, que se puede utilizar para ropa o como despensa de alimentos... un reloj y un espejo para dar amplitud.
Las letras pegadas sobre el espejo hacen una referencia muy graciosa a las inquietudes del habitante de la casa...

 Cortinas en color tostado, que tamizan la luz y hacen que esta fabulosa cama sea una zona de recogimiento muy confortable. Mesillas blancas y lamparitas, que convierten la estancia de noche en algo mágico...


 Unos textiles ideales, cojines al tono y una manta con borlas negras completan la estancia.
En los dos balcones que dan a la calle, coloqué unas macetas con flores blancas que dan otra perspectiva. Desde la entrada parece todo mucho más amplio.



Y esto es todo, os gusta?

                                        

jueves, 11 de febrero de 2016

CONEJO A LA CAZADORA

CONEJO A LA CAZADORA

Una receta antigua, de las de siempre.
Un plato fabuloso, sano y nutritivo, que está mucho más sabroso si se prepara con unas horas de antelación.


INGREDIENTES:

1 Conejo
50 gr. de jamón
50 gr. de tocino
1 cebolla
1 tomate grande
1 diente de ajo
1 lata pequeña de champiñones
perejil, tomillo, sal y pimienta
mantequilla
1 copa de coñac
1 vaso grande de vino blanco
2 dl. aceite

PREPARACIÓN:

Una vez bien limpio y troceado el conejo, conviene lavarlo y secarlo bien.
Se doran los trozos en aceite caliente y se pasan a otra tartera o cazuela de barro.

En el aceite que sobra, freir el tocino, luego el ajo, la cebolla picadita y el tomate troceado.
Añadir el tomillo, perejil, sal y pimienta.
Añadir la copa de coñac cuando se haya consumido el agua que soltó el tomate.
En cuanto se caliente el coñac prender fuego y volcar esta salsa sobre el conejo.

Añadir el vino blanco y si se quiere algo de caldo.
Dejar cocer a fuego lento hasta que esté tierno.

Aparte, saltear los champiñones y el jamón troceado en un poco de mantequilla y añadirlos al guiso cuanto casi esté cocinado.

Se puede acompañar de triángulos de pan frito salpicados de perejil picado.

Listo!

                                                        &&&&&&&&&&&&&

martes, 19 de enero de 2016

ROSCÓN DE MANTECA EN UNA HORA

ROSCÓN DE MANTECA EN UNA HORA



Hola de nuevo!
Hoy os traigo una receta revolucionaria.

 Un roscón que se hace sólo en una hora y es espectacular.

No necesita tiempo para doblar su volumen, ni volver a amasar, ni nada de nada, sólo mezclar los ingredientes y directamente al horno.

Su sabor es indescriptible. Esponjoso por dentro y deliciosamente crujiente por fuera.
Os va a encantar y sobretodo el poco tiempo que vais a necesitar y tenerlo listo para la familia o las visitas que vengan a casa.


Aquí se puede apreciar el interior.


INGREDIENTES:

250gr. de manteca de cerdo ibérico El Pozo
6 huevos
12 cucharadas de azúcar
2 cucharadas soperas de levadura en polvo (Royal)
ralladura de limón
harina (la que admita)

PREPARACIÓN:

Lo primero, encender el horno a 200º para que se vaya calentando.
Batir la manteca con el azúcar.
Añadir las 6 yemas de una en una.
Añadir la ralladura de limón.
Añadir las claras batidas a punto de nieve con mucho cuidado, envolviendo.
Y finalmente ir añadiendo la harina tamizada y la levadura en polvo.
Mezclar con mucho cuidado hasta que se consiga una masa manejable. (aproximadamente lleva un poco menos de un kilo).

Colocar la masa en la encimera de la cocina y formar dos barras.
Colocarlas en la bandeja del horno cubierta con papel de hornear.
Pinchar toda la masa con un tenedor.
Mojar con un poco de agua las dos barras y colocar montoncitos de azúcar. O mojar ya el azúcar en un recipiente y colocarlo así directamente.
Decorar al gusto con guindas o frutas escarchadas.
Meter al horno hasta que esté dorado. Alrededor de una media hora nada más.

Listo!






Espero que os guste!


                                                            &&&&&&&&&&&&

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails